Aportes al blog

Si queres hacer aportes al blog, enviame un email con tu aporte a mvero_niquita@hotmail.com , en el asunto pone "aporte para el blog", no te olvides de poner la fuente de donde lo sacaste o si es tuyo. Lo publico lo más rápido posible.

lunes, 27 de octubre de 2008

Rumias continuamente tus problemas?

Deci: ¡basta!
Los rumiantes tienen hasta cuatro estómagos (mejor dicho: uno dividido en cuatro compartimientos) para procesar sus alimentos y transformarlos de maleza en proteína y energía de alta calidad. ¡Qué bueno sería si hiciéramos eso! Lamentablemente, procedemos al revés: tomamos una oportunidad de cambiar y crecer y la reducimos a una maraña de naderías.
¿Cómo llegamos a eso? Una causa es que creemos que pensando mucho un tema lo resolveremos. Podría ser cierto si, estando lo suficientemente centrados y concientes, observáramos todos los aspectos involucrados y tomásemos una decisión que honrara nuestra evolución.
Lo que hacemos generalmente es entrar en una sucesión de “análisis” de las variantes negativas y proyectar toda clase de desdichas, inconvenientes, sufrimientos y fracasos posibles. Luego, nos dedicamos a repetírnoslo como un disco rayado con mínimas variaciones. Al final, estamos tan exhaustos que no nos queda energía para nada. O, peor, terminamos creando esas cosas de tanto pensarlas.
Esa es una de las causas por la que tantas personas padecen una serie de desgracias tras otras. Han asumido que la Vida es un rosario de infortunios al que resignarse o contra el cual luchar. No se dan cuenta que ese pensamiento es la base de sus problemas, ya que, como dice la Ley de Atracción, causamos lo que nos sucede de acuerdo a nuestra vibración.
La clave es convertirnos en lo que deseamos. La primera medida será, por lo tanto, terminar con los pensamientos limitantes y negativos. Suena difícil, pero es fácil: deciles ¡basta! ¿Tan simple? Sí, totalmente. ¡El único requisito es que tendrás que hacerlo continuamente!
Así como “enciendes” tus pensamientos por cualquier motivo, debes “apagarlos” en el instante en que aparecen. Comenté que la mente inferior es como un disco rayado; en cuanto pones la púa, comienza la canción. Sacala y pensa en lo que deseas lograr. Y otra vez. Y otra vez. Y, cuando te olvidaste y pasaste media hora o medio día o medio mes o medio año perdido, volve a centrarte y recorda tu meta.
Poco a poco, empezarás a construir nuevas conexiones cerebrales, cambios corporales, actitudes; se abrirán novedosos marcos de reflexión; conocerás otras personas; aparecerán otras situaciones y tu vida cambiará paulatinamente.

Otro axioma que olvidamos es que crece aquello en donde ponemos nuestra atención. Entonces, ¿cómo pretendemos lograr lo que decimos que deseamos si lo estamos bombardeando con pensamientos en contra?

Pensa:
- Si queres solucionar un problema, ¿pensarás en el problema o en las soluciones?
- Si queres cambiar una actitud que no te sirve, ¿seguirás criticándote por hacerla o comenzarás a practicar la nueva?
- Si queres ser próspero, ¿pondrás tu atención en las deudas que tenes o en el dinero que ganarás con tu emprendimiento?
- Si queres adelgazar, ¿te obsesionarás con la comida o te imaginarás disfrutando tu cuerpo delgado y saludable?

En la cultura que vivimos, la mente es el bien mayor. Renegamos de otros aspectos de nosotros mismos y nos perdemos de una enorme cantidad de información y de experiencias maravillosas.
Uno es la conciencia cuerpo-mente. Nuestro cuerpo contiene todo los que nos ha pasado y además nos expresa de maneras contundentes y concretas. No escucharlo es dejar de lado un recurso poderoso y una fuente de placer exquisita.

Otro es la intuición, la conexión con instancias superiores de nuestro ser. Acallamos esa suave y sabia voz con tanto ruido y quehaceres. Hacer silencio y confiar en ella hará que tome cada vez más protagonismo.

Otro es la canalización de mensajes de nuestros Ángeles y Guías Espirituales. Esto es más dificultoso porque no estamos educados para una vida espiritual rica y plena, pero, a medida que vayamos adentrándonos en estas posibilidades, iremos incorporando este aspecto.
También, podemos acudir a personas que lo hagan por nosotros al comienzo.

¿Seguirás rumiando o comenzarás a transformar tu vida en algo valioso y regocijante?

No hay comentarios: